La palabra radi…

La palabra radicante, al igual que “rizoma”, proviene de la botánica. Pero a diferencia de otros organismos cuyas raíces crecen a medida que avanzan como el caso de la murtilla chilena, admite una torsión fundamental que el concepto de sus antecesores no le permitía: oponerlo a la radicalidad.
Lo radicante no tiene profundidad, tiene extensión. La profundidad de la raíz (origen) y la robustez del tronco (autoridad, referencia rectora) ya no son importantes, son metáforas cocpetuales …

extraído de PEIRONE, FERNANDO (2012) “mundo extenso: ensayo sobre la mutación política global” , pág 105; las negritas son mías.

Anuncios